¿Cuándo y cómo empiezo a ahorrar?

Se acercan las fiestas navideñas y hay cosas que no fallan: los adornos en las casas, las luces en las calles, los regalos…y como no, la Campaña de Planes de Pensiones de los bancos.

Si entras en uno, enseguida te darán la bienvenida y te explicarán lo preocupados que están por ti y por tu jubilación.  ¿Se acerca final de año y necesitan cumplir con su objetivo? Es posible. Pero si lo analizamos, ¿qué mal hay en ello? Sinceramente ninguno, ya que mejor que te asesoren y te orienten si lo hacen bien. Sin embargo, no siempre se fijan en tu situación, circunstancias y necesidades. Y ahí es donde reside el problema.

Todos necesitamos ahorrar, aunque con diferentes motivaciones. A corto plazo para imprevistos, a medio plazo para ciertas compras o necesidades que prevemos, y a largo plazo para la jubilación.

¿Los planes de pensiones sirven para todo el mundo?

¿Tienes menos de 30 o 35 años?

Debes planificar tus ingresos futuros y si consigues desviar una parte para la jubilación, estupendo, pero de momento tienes más soluciones diferentes a los Planes de Pensiones que te permiten ahorrar.

Y es que hay quienes cogen a un chico de 21 o 22 años y se esfuerzan en hacerle un estudio de lo que cobrará de jubilación. ¡Pero si le faltan 43 años! Hablemos con ellos de ahorro pero… ¿De su pensión de jubilación?

¿Tus ingresos no superan los 20.000€?

Cuantos menos ingresos anuales percibas menos interés tendrás en un Plan de Pensiones porque con ingresos bajos es muy poco lo que llegarás a ahorrarte en el IRPF y cuando lo cobres podrías pagar bastante más.

¿Tus ingresos se sitúan entre 20 y 30.000€?

Si contratas un Plan de Pensiones lo notarás. Conseguirás entre un 20% y un 25% de ahorro sobre lo que aportes. Ahora, no tendrás un gran beneficio porque cuando lo cobres tus ingresos serán similares y pagarás parecido a lo que te hayas ahorrado. Es decir, no existe un incentivo real.

¿Ganas más de 30.000€ al año?

Cuanto más ganes al año más beneficioso te será el Plan de Pensiones porque tu tipo impositivo del IRPF será ahora más alto de lo que tendrás que pagar cuando te jubiles, y esto te resultará beneficioso, pero si no es así, que no te insistan.

El seguro de ahorro te garantiza un mínimo de rentabilidad y permite ahorrar para la jubilación o para antes, si lo necesitas, con total liquidez.

Y si eres de los que prefieres arriesgar algo para intentar obtener una rentabilidad superior, entonces, existen otras modalidades unit linked en las que puedes elegir las cestas de fondos donde invertir tu dinero y tener una expectativa mayor de rentabilidad.

En estas modalidades, además, la fiscalidad no es nada mala porque aunque no deduzcas en el IRPF, lo que destines a estos seguros, al vencimiento cuando lo cobres no tributarás por rendimiento del trabajo. Lo harás por rendimiento del capital mobiliario y no por todo lo que percibas, sino solo por la diferencia entre el capital acumulado y lo que has pagado.

Y hay otros seguros donde si los mantienes 5 años puedes estar exento de tributar, es decir, no pagas nada. Por lo que tampoco son mala idea.

¿Ahorrar? Seguro que es bueno y necesario, pero no solo en los Planes de Pensiones, hay bastantes más alternativas y soluciones, pero no siempre quienes te informan tienen capacidad para ofrecértelo.

Si en estas fechas navideñas, teniendo ingresos medios, te ofrecen un Plan de Pensiones, canta con ellos un villancico pero que no te hagan ilógicas tentaciones.