proteger-celebrity-deportistas-autonomos

En ocasiones hemos escuchado las grandes cifras por las que algunos de los más renombrados famosos han contratado seguros, protegiéndose de algunas situaciones que podrían afectar a su aspecto físico o movilidad, pareciéndonos algo inusual cuando no solo es algo necesario sino que incluso, aunque sea a menor nivel, sería trasladable a otras muchas actividades, eso sí, con unas cuantías económicas netamente inferiores, pero igualmente imprescindibles.

No se trata  en este caso de proteger a la familia de un posible fallecimiento suyo, o de una invalidez absoluta que les incapacite a ellos mismos para cualquier actividad que realicen, sino en concreto asegurar aquella cualidad o parte corporal que, de verse alterada funcionalmente, les incapacitaría para el ejercicio de su profesión, y paliar de esta forma, con el seguro, la pérdida de ingresos que se produciría.

Teniendo en cuenta la merma económica  que puede suponer, cuando analizamos las cantidades de dinero por las que se aseguran, aunque parecen astronómicas, lo cierto es que en relación a sus ingresos hasta pueden resultar ciertamente pequeñas. ¿Por ejemplo?…

Algunos de los seguros de celebrities más peculiares:

  • Voz de María Carey o Madonna por 4 millones de euros.
  • Manos de Iker Casillas en más de 7 millones de euros
  • Los pulgares de las manos de Fernando Alonso en 10 millones de euros
  • El pelo de Jennifer Aston en 1,6 millones de euros
  • La lengua de Gene Simmons (bajista del grupo Kiss), o las piernas de Leo Messi y Cristiano Ronaldo, etc.

Así podríamos seguir en un largo etcétera de seguros peculiares, tan peculiares  como el de la propia productora Disney, que llegó a Asegurarse por que la actriz Carrie Fisher no  pudiese hacer las siguientes 3 películas, en el papel de la princesa Leia de la saga Star Wars, cosa que finalmente sucedió dado que la actriz falleció antes de que se cumpliera el objetivo. Por ello la casa Disney habrá percibido una buena indemnización.

El objetivo de estos seguros es garantizar que ante la pérdida funcional de esta parte del cuerpo en la que se basa la actividad de la persona, se indemnice con una cuantía económica que compense la pérdida de ingresos que cabe esperar se materialice. De aquí las sumas aseguradas tan importantes que observamos.

Y las coberturas surgen tanto si la pérdida funcional es producida por una enfermedad o por un accidente. Cualquiera que sea la causa que la produzca, aunque el seguro puede plantearse con mayor o menor nivel de protección pero en todo caso que se pierda la característica o funcionalidad en la que se basa la generación de ingresos.

Y si yo fuese un solista o la voz de un grupo musical que, no siendo muy famoso, aún así todos los años genero unos importantes ingresos en base a verbenas, conciertos y actuaciones en salas de fiesta…. ¿También podría asegurarme? Pues sí, perfectamente, porque la necesidad es la misma, obviamente si mis ingresos son de 20.000 o 50.000 € al año, el seguro que yo podría necesitar sería que me compensase 3, 4 o 5 años de actividad, de forma que con ese dinero compensase la pérdida de ingresos durante un período de tiempo suficiente que me permita reorganizar mi vida a otra actividad diferente. No soluciono toda mi vida pero me ayuda económicamente.

No sería la Voz de Madonna con 4 millones de euros sino la voz de un cantante sin renombre por 150.000 o 200.000 € pero un seguro igualmente viable, para proteger mi voz como fuente principal de mis ingresos.

Lo mismo podría ocurrir, para asegurar:

  • Los pulgares de un dentista o de un cirujano

  • Las piernas de un taxista, o de un comercial que viaja frecuentemente usando el vehículo como medio de transporte

  • Los dedos, manos y brazos de un músico profesional

  • Las manos de una persona que se dedica al montaje de muebles e instalación de electrodomésticos.

  • La vista de un peluquero y/o sus manos o la de un diseñador gráfico….

En general cualquier actividad laboral que requiera para su ejercicio una movilidad y funcionalidad completa y cualquier alteración significativa puede impedir la generación de ingresos.

No todos los seguros son iguales ni todos los seguros cubren exactamente igual, hay que analizarlo y adaptarlo a lo que en cada caso se precise.

Estamos contemplando la Invalidez parcial con carácter permanente que además en la Seguridad Social salvo que se califique de invalidez profesional se indemniza simplemente con un dinero a tanto alzado…. Aproximadamente 24 veces la cuantía mensual que se esté cotizando, cuantía netamente inferior a la pérdida de ingresos que se puede generar.

Y si se llegase a calificar como invalidez profesional la indemnización no sería de un capital sino de una renta que equivaldría al 55% de lo que se esté cotizando mensualmente, cuantía muy reducida en relación a los ingresos, sobre todo en actividades profesionales que se cotiza como autónomo por bases muy inferiores a lo que se percibe regularmente.

Contemplar el seguro que proteja: la voz, manos, vista, piernas, etc., no es algo solo que precisen solo las celebrities sino que cualquier persona lo puede necesitar. Y el precio estará en relación tanto a la actividad que se desarrolle como el capital que se desee proteger y el nivel de riesgos a prever y coberturas a garantizar.

Si tienes dudas consúltanos, tenemos soluciones.