plan-de-pensiones

Estamos en el último mes de año, si estás pensando en hacer un plan de pensiones o si ya tienes uno, seguro que te interesa saber cuánto desgrava.

Más allá de la tranquilidad de ahorrar para tu jubilación, el mayor atractivo de los planes de pensiones son sus beneficios fiscales.

Su atractiva ventaja fiscal es que cualquier aportación realizada a un plan de pensiones reduce tu base imponible del IRPF, o dicho de otra forma, ESA APORTACIÓN HACE BAJAR TUS INGRESOS en la declaración de la Renta del año siguiente

En la actualidad, la aportación y desgravación máxima es de 8.000 euros anuales o bien el 30% de tus rendimientos netos de trabajo y de actividades económicas, el menor de los dos.

Lo que aportas y lo que desgravas

Pongamos un ejemplo. Supongamos que tienes unos ingresos brutos anuales de 30.000 euros. Eres soltero, no tienes hijos y tu cónyuge obtiene ingresos superiores a 1.500 euros al año. Anualmente, aportas a tu plan de pensiones 600 euros, que son 50 euros al mes. Sin tener en cuenta otras posibles fuentes de ingresos, tu plan de pensiones te reportaría un ahorro de 169 euros en la Declaración de IRPF.

Imaginemos ahora que tus ingresos son superiores a los 60.000 euros anuales, con una retención en concepto de IRPF del 45%. Si realizases la máxima aportación anual a tu plan de pensiones, 8.000 euros, tu ahorro fiscal ascendería a los 3.600 euros.

Con estos ejemplos, vemos que, cuanto mayores son los ingresos, más ahorro en la declaración del IRPF, pero realmente el ahorro existe para todos los casos. Y esto es así porque la renta es un impuesto progresivo, es decir, a mayor nivel de renta, mayor será el porcentaje de impuestos a pagar sobre la base imponible.

En definitiva, el beneficio fiscal de un plan de pensiones va a depender de la cantidad que aportes y de tus ingresos, ya que está sujeto a lo que te retengan en concepto de IRPF, pero todo lo que aportes, y por tanto todo lo que estás ahorrando para TU jubilación, te reporta un AHORRO DE IMPUESTOS EN EL IRPF.

Otros beneficios fiscales

Además de este posible ahorro, los planes de pensiones tienen otras ventajas. Por ejemplo, existen beneficios fiscales para las aportaciones que hagan parientes de personas con discapacidad. Otro caso similar es para las personas cuyo cónyuge tiene unos rendimientos anuales inferiores a los 8.000 euros. En los dos casos comentados, la persona podrá desgravarse otros 2.500 euros más al año.

El falso mito de que al rescatar un plan pagas más impuestos

Es cierto que hay que tener en cuenta que, cuando se rescata un plan de pensiones, el dinero que sacamos se considera rendimiento del trabajo (salario) y, como bien sabes, ese dinero hará aumentar la base imponible del IRPF y, por tanto, los impuestos a pagar. Pero lo habitual es que el salario que una persona gana al estar trabajando es mayor de lo que gana por la pensión de jubilación, y por tanto el porcentaje de IRPF que pagarás suele ser más bajo en el momento de rescatar el plan que cuando trabajas y haces aportaciones.

En este sentido, es VITAL diseñar bien el tipo de rescate, que puede ser en forma de capital o de renta mensual, para elegir unas cantidades que te permitan pagar menos de lo que has ahorrado fiscalmente durante muchos años.

Pongamos un ejemplo: si cuando estás trabajando ganas 60.000 euros anuales, pagas el 45% de IRPF. Y si al jubilarte tu pensión de la Seguridad Social es de 30.000 euros anuales, pagas el 30% de IRPF. Aunque rescates el plan en forma de renta mensual de 400 euros al mes (4.800 euros al año), tus ingresos totales serán de 34.800 euros (pensión jubilación más renta del plan) y seguirás pagando el 30% de IRPF, que es mucho más bajo que el 45% que te has ahorrado mientras aportabas al plan.

Eso sí, si en el rescate no tienes un buen asesoramiento y no decides bien, puedes optar por rescatar todo el plan de pensiones de golpe, y entonces tus ingresos subirán al tramo del 45%, por lo que deberás pagar todo lo que te has ahorrado fiscalmente durante tantos años. Pero ojo, no es más que devolver lo ahorrado, así que realmente has diferido el pago de impuestos!

Y si lo necesitas…

Siempre da cierto respeto aportar dinero a un plan de pensiones que luego no puedo sacar si lo necesito. Es normal y racional pensarlo. Pero hay que tener en cuenta que, en caso de necesidad grave, sí puedes rescatar el plan si se dan las siguientes situaciones:

  • A partir de 2025, las aportaciones de antigüedad superior a 10 años las podrás rescatar por cualquier motivo
  • Gran invalidez, incapacidad permanente total o absoluta
  • Dependencia
  • Enfermedad grave
  • Desempleo de larga duración
  • Fallecimiento

Como ves, si hay motivos de gravedad, sí tienes acceso a rescatar el plan. Pero si seguimos pensando de forma racional, no es lógico no ahorrar para tu jubilación si además esto te hace ahorrar impuestos.. así que aprovéchalo!!!

Alex Llera
Director de Ahorro e Inversiones Howden Iberia
Certificación EFPA 29368