Cómo rentabilizar tus ahorros con un Plan de Pensiones

rentabilidad-finaciera-fisc

Hace años cuando uno tenía ahorros era fácil colocarlos en cualquier banco a cambio de un interés que estuviese por encima del IPC. En cambio, a día de hoy, parece que estamos cerca de llegar a pagar para que nos los guarden.

Cada vez cuesta más despegarse del 0,25% o del 0,50%. Por no decir que llegar a conseguir un 1% es una utopía. Cuanto más consigues es porque más te exigen: permanecer varios años, domiciliar los recibos, tener seguros…

Sin embargo, si no nos fijamos solo en la rentabilidad de nuestros ahorros guardados en el banco y miramos otros factores como, por ejemplo, la fiscalidad en los Planes de Pensiones, nos damos cuenta de que no es tan imposible hacer que nuestros ahorros aumenten.

Caso Práctico

  • Ingresos: 60.000€ anuales
  • Tipo Marginal: 37%
  • Aporta a un Plan de Pensiones: 8.000€

tabla

Supongamos que una persona con unos ingresos superiores a los 60.000€, a la que le corresponde un tipo marginal del 37%, decide aportar a un Plan de Pensiones 8.000€ anuales (que es el máximo permitido con deducción).

Con la situación anterior consigue reducir sus impuestos ya que los pagará por unos ingresos anuales que pasan a ser de 52.000€ en vez de 60.000€ ya que, como hemos dicho, 8.000€ van destinados al Plan de Pensiones.

Además, esta persona conseguirá más rentabilidad. ¿Por qué? Porque cuando se jubile su ingreso mensual pasará a ser inferior a los ingresos que tenía en activo, por lo que el tipo marginal se reducirá al 24%.

Y justamente en este momento, una vez esté jubilado, será cuando seguramente piense en extraer el dinero que tenía en su Plan de Pensiones.

Cómo extraer el dinero del Plan de Pensiones

Este dinero deberá recuperarlo mediante rentas –en el ejemplo, hemos puesto que el dinero se extrae en rentas de 8.000€ anuales- y de esta manera, conseguirá una rentabilidad real que será la diferencia entre el ahorro fiscal del 37% que se ahorró cuando aportó al plan y el 24% que tributa cuando percibe la prestación.

No obstante, como la inversión no es en un solo año sino que es a lo largo de varios, la Tasa Interna de Rentabilidad  de la inversión será:

  • 9,83% si fuesen 4 años (2 de aportaciones y 2 de cobro de prestaciones)
  • 6,45% si fuesen 6 años (3 de aportaciones y 3 de cobro de prestaciones)
  • 4,80% si fuesen 8 años (4 de aportaciones y 4 de cobro de prestaciones)

Todo esto, evidentemente, es sin tener en cuenta el posible rendimiento que la inversión, según el instrumento elegido -Plan de pensiones o seguro PPA- pueda haber generado. Con lo que si al menos consiguiésemos un 1% adicional, podríamos estar hablando de rentabilidades financiero-fiscales superiores al:

  • 10% con solo 2 años de aportaciones
  • 7% con solo 3 años de aportaciones
  • 5% con 4 años de aportaciones.

El ejemplo está realizado con unas circunstancias determinadas de ingresos y pensión de jubilación. Teniendo en cuenta otras consideraciones los datos podrían ser incluso superiores, pero también inferiores.

En todo caso, a poco que se planifique el cobro de las prestaciones, el rendimiento fiscal siempre va  a existir y, al menos, podremos rentabilizar nuestro dinero por encima del 1 o 2% anual siempre que el Plan de Pensiones no dé rentabilidades negativas.

Al ser un período corto de tiempo, desde que se invierte hasta que se percibe la prestación, invirtiendo en seguros PPA, siempre existirá una rentabilidad mínima positiva garantizada. Y si se invierte en un Plan de Pensiones sería recomendable elegir un plan de perfil inversor conservador, evitando la renta variable para eludir el riesgo y no tener sobresaltos.

 

PLANIFICA TU AHORRO