Estamos en plena época de regalos y buscamos ser originales. Cumplir con los sueños, caprichos, anhelos o necesidades de las personas con las que compartimos. Pero tantas veces tenemos la sensación de que realmente no necesitamos nada, que cada vez es más difícil acertar con ese regalo que sorprenda y devuelva una sonrisa.

¿Y si regalamos tranquilidad? ¿Protección o seguridad? Ya hay quien lo hace. Ahorro, salud y daños materiales tecnológicos son los que más se llevan.

Tranquilidad Futura

Si mi cónyuge no trabaja o lo hace de forma esporádica y sus ingresos no superan los 8.000€ al año, la legislación nos permite aportar a un Plan de Pensiones hasta 2.500€ para él o ella, consiguiendo además para nosotros un ahorro fiscal (que fácilmente puede ser del 30% y llegar a superar el 40%).

Salud

Si mi hija tiene pensado tener hijos pero no está aún embarazada y su nivel de hacer frente a ciertos gastos es bajo, ¿sería un buen regalo un seguro médico que incluya la hospitalización? Si le gustaría poder recibir la asistencia privada, desde luego es algo enormemente práctico.

Ya… buena idea, pero si mi hija ya tiene dos niños pequeños es un poco tarde. ¡No lo creas! Si no tiene seguro médico y su nivel de ingresos quizás no se lo permite, ¿Qué te parece un seguro médico de medicina extrahospitalaria? Tendría acceso al pediatra, a las pruebas médicas y, sobre todo, a esas frecuentes visitas a urgencias, por temas poco importantes pero que requieren apoyo médico.

Y tus padres, que ya jubilados se conservan muy bien, pero cuando tienen algún achaque se quejan de que en la Seguridad Social el especialista o ciertas pruebas tardan y tardan, y se desesperan. Sí, la medicina privada te ayuda, pero no siempre la pensión de jubilación es suficiente como para que puedan acudir al médico privado. ¿Sabes que hay un seguro médico especial para personas mayores? Es mucho más económico de lo que seguramente imaginas y permite acudir a la medicina primaria tanto como se precise.

Además, el tema médico también tiene ventaja fiscal. Si eres autónomo puedes reducir tus ingresos hasta ciertos límites con este gasto y si eres asalariado, a través de lo que se llama “retribución flexible”.

Seguros Tecnológicos

Por otro lado, tenemos la tecnología y es que ya no entendemos nuestro día a día sin ella. Y no solo por las relaciones personales, sino también por el acceso a la información y otras muchas ventajas que nos proporciona. Pero un descuido, un traspiés, un robo…. y todo de repente se viene abajo. Y no solo por el dinero sino también por el tiempo que tardarías en recuperar aquello que has perdido.

Para viajes

Por último, otra de las cosas típicas a regalar por estas fechas son los viajes. Ahora, son viajes a mucho tiempo vista por lo que es interesante protegerlos: que si ocurre algo que impida hacer el viaje dispongas de un seguro que te reembolse el dinero invertido para volver a planificarlo.