Me han robado en casa. Y ahora, ¿qué hago? Seguramente esa será la pregunta que te hagas tras aceptar la pesadilla por la que acabas de pasar.

DENUNCIA

Lo primero que te tocará hacer será llamar a la policía, quién se encargará de comprobar que realmente has sufrido un robo -suele hacerlo la policía científica-.

A partir de aquí, deberás poner una denuncia y, para ello, será importante que lleves una lista detallada de todos aquellos bienes que te han robado. Sin embargo, no debes preocuparte si no la llevas en un primer momento, la denuncia la podrás ampliar a posteriori.

Por otro lado, la policía te pedirá que aportes toda la documentación posible sobre estos bienes. Contra más información tengas más fácil será la faena para la policía y, más tarde, para la compañía aseguradora.

RECLAMA EL ROBO A LA COMPAÑÍA ASEGURADORA

Y es que si tienes contratado un seguro de hogar, deberás llamar a la compañía o correduría de seguros que tienes y hacer la reclamación correspondiente.

En esta podrás reclamar sobre los bienes robados y los bienes dañados. Para ello, será necesario tener toda la documentación de nuevo. Entendiendo por toda la documentación todo aquello que pueda acreditar que tú tenías ese bien. Contra más detallado esté más fácil será conseguir que la aseguradora se haga cargo de aquello que tenías cubierto.

No obstante, no todos los seguros de hogar son iguales, y según la situación en que se haya producido el robo, la compañía se hará cargo de lo sucedido o no.

Me han robado en casa. Ejemplo 1

A veces, las prisas pueden provocar que al salir de casa cerremos la puerta sin haber pasado la llave. En este caso, nuestra vivienda no estaría cumpliendo con todas las medidas de seguridad que debería, por lo que por este motivo, muchos seguros no nos cubrirían ya que normalmente las puertas en las que la llave no está pasada las suelen abrir sin forzamiento -requisito imprescindible para que el hecho tenga cobertura-.

Me han robado en casa. Ejemplo 2

Me han reventado la puerta de mi casa y han entrado. Tengo una caja fuerte. Precisamente, fuera de ella tenía varias joyas de uso habitual que debían estar dentro pero por las prisas del día a día no lo estaban.

Si nosotros en la póliza aseguramos la caja fuerte por un valor de alta cantidad porque dentro tendremos bienes que tienen ese valor, y en el momento del robo, parte de esos bienes están fuera de la caja fuerte, se nos cubrirá solamente hasta el límite que tengamos estipulado en póliza para objetos  fuera de caja fuerte.

Me han robado en casa. Ejemplo 3

Unos señores se han presentado en mi casa indicando que son los del gas y que van a hacer la revisión. Yo les permito el acceso a mi casa para que hagan las comprobaciones oportunas. Cuando se marchan me doy cuenta de que me ha desaparecido dinero u otros objetos. Esto no sería un robo, sería un hurto porque yo les he permitido el acceso a mi casa, por lo tanto, me cubrirán hasta el límite estipulado en póliza como hurto y no el de robo.

Me han robado en casa. Ejemplo 4

Unas señoras han llamado al timbre y al abrirles la puerta me han empujado e intimidado. Me han amenazado y han entrado en mi casa robándome dinero y algún objeto. Esto sí que tendría cobertura ya que no hay violencia sobre las cosas pero sí existe violencia e intimidación sobre mí como persona.

Me han robado en casa. Ejemplo 5

Me han roto la ventana que da al patio, pues han saltado desde otro patio de mi comunidad. Al existir la rotura de la ventana sí tendrá cobertura lo que me hayan sustraído -hasta los límites pactados en póliza- al existir un forzamiento.