Complementar la Sanidad Pública en muchos casos es una necesidad, y en otros es obtener una mayor calidad en el régimen hospitalario y la libertad de elección de los especialistas y centros sanitarios a dónde acudir.

Muchos quisieran tener el seguro privado, pero el precio, frecuentemente, puede llegar a ser un obstáculo para contratarlo, pensando que el coste de adquisición no puede asumirse.

Sin embargo, si sabemos elegir el más adecuado a nuestras necesidades o circunstancias, el precio no será tan alto como nos hemos imaginado y además encontraremos la solución sanitaria acertada, ¿Dónde y cómo elegir?

Lo primero es poder ubicarnos en un perfil específico, para de este modo tener una referencia concreta, porque no todos los seguros son iguales, ni todos los seguros de salud tienen las mismas coberturas….

Personas sin hijos que esperen o proyecten tenerlos en un horizonte cercano

Cuando se piense acudir a la medicina privada sin duda el seguro será más económico que hacer frente a las consultas de un ginecólogo u el coste de la asistencia hospitalaria del parto. Un seguro de salud completo con la medicina hospitalaria y extra-hospitalaria será el más adecuado aunque pueda suponer un desembolso superior a otras opciones de aseguramiento.

Parejas y matrimonios con hijos pequeños y poder adquisitivo reducido

Si ya tenemos hijos pequeños, y aún no tenemos seguro de salud, probablemente nos interese más un seguro solo de medicina extra-hospitalaria, con el que tendremos acceso a las consultas del pediatra, urgencias, ginecólogo etc. Y daremos solución a las frecuentes necesidades de asistencia que pueden surgir, pensando que cosas más graves no lleguen a producirse y si fuese necesario una hospitalización o intervención acudiríamos a la Seguridad Social.

De esta forma accedemos a un seguro ajustado en precio, a lo que con mayor frecuencia podemos precisar, garantizando una asistencia médica de rapidez y calidad para nuestros hijos, y de una forma ajustada a nuestra economía.

Parejas y matrimonios con hijos de edad mayor y poder adquisitivo superior

Si el matrimonio ya tiene hijos de edad superior, es posible que necesiten no tanta frecuencia de consultas médicas por el pediatra, o alteraciones de la salud menores, pero sí una solución a otras necesidades de atención médica ya de adultos, además que por los estudios universitarios pueden salir al extranjero y requerir una cobertura más completa. De este modo un seguro que incluya también las intervenciones quirúrgicas y la asistencia hospitalaria, nos dará un mayor ámbito protector.

Los padres seremos algo mayores y empezaremos a necesitar otro tipo de consultas y pruebas donde el seguro completo será más eficiente, y es probable que ya tengamos una mayor estabilidad económica con el que hacer frente a este seguro amplio.

Parejas y matrimonios con hijos independientes y buen poder adquisitivo

Cuando empezamos a ser mayores generalmente se consigue una cierta estabilidad económica y podemos hacer frente a un gasto médico algo superior. Es el momento de hacernos con el seguro más completo del mercado. El de reembolso de gastos médicos. ¿Por qué?

  • ¿Alguna vez te has encontrado con que el pediatra, ginecólogo, cardiólogo, u otro especialista se ha dado de baja del cuadro de la Aseguradora? Y has tenido que cambiarte de seguro, o acudir de forma privada sin el seguro, o lo peor cambiar de médico… y en cualquier caso ¡Que fatalidad!
  • ¿Alguna vez por algún percance aunque no sea grave te han recomendado un alergólogo, un dermatólogo… que es buenísimo para lo que a ti te ocurre pero que no está en ningún cuadro médico, y claro tampoco en tu seguro? Y has tenido que ir por tu cuenta pagando los honorarios, o no ir dejando de percibir la asistencia que te gustaría alcanzar.

Estas ventajas lo consigues con el seguro de reembolso de forma que si vas dentro del concierto establecido por la Aseguradora, no pagas nada, y si necesitas acudir libremente fuera del concierto, te reembolsan el 80% si es en el extranjero y el 90% dentro de España, pero puedes acudir a donde consideres mejor en cada momento.

Personas jubiladas

Cuando somos mayores y no disponemos de seguro de salud, pensamos, generalmente, que es muy tarde porque el precio resultará excesivo, o ya la Aseguradora no acepta la formalización. ¿pero hay solución? Pues sin duda: sí, pero quizás no sea necesario hacernos el seguro más completo, porque probablemente lo más importante es poder ir al médico de cabecera o de familia, sin limitación alguna, y para lo que son especialistas con un máximo de 5 o 6 veces al año tengamos suficiente. Así pagamos menos de seguro y resolvemos lo que nos puede preocupar que en un momento dado en la Sanidad Pública se demoraría, y aunque no dispongamos de hospitalización eso lo tenemos reservado para el organismo público. Un seguro acotado pero que resuelve lo más necesario.

Autónomos

Si surge un accidente, aunque no sea grave, o una enfermedad aunque no sea preocupante, lo cierto es que si se demora el tiempo de recuperación, en ocasiones el quebranto económico puede ser excesivo para el que lo sufra. Una buena solución es escoger un seguro de salud pero que solo cubra la hospitalización y las intervenciones quirúrgicas. ¿por qué? Cuando la persona está pendiente de hacer pruebas médicas y además sea preciso una intervención quirúrgica con hospitalización, la sanidad pública puede precisar mucho tiempo para que se realice y el seguro privado lo puede resolver con prontitud. El seguro es más económico que el completo y contempla lo que realmente preocupa en mayor medida al autónomo.

No hay un mismo seguro que sirva para todas las personas, pero todas las personas pueden encontrar una cobertura y protección ajustada a sus necesidades. Solo es cuestión de consultarlo…. Y sobre todo… no dejarlo.