No hay duda de que el tiempo es relativo. Cuando esperamos algo que ansiamos, tarda y tarda en llegar. En cambio, cuando algo nos incomoda parece que se aproxima vertiginosamente. Pero con independencia de nuestras apetencias, el tiempo es inexorable. Todo llega con el transcurso del tiempo, todo llega… lo único que varía es nuestra percepción.

Cuando somos pequeños un año es una parte importante de nuestra vida. Y es que con solo 4 años ese año representa la cuarta parte de lo que llevamos recorrido. Por eso, cuando somos mayores nos parece que todo sucede rápido y cuando somos jóvenes pensamos que hay cosas que nunca nos llegarán a suceder y si llegan, será dentro de mucho tiempo.

Y con la dependencia pasa algo parecido. Salvo por circunstancias accidentales, un proceso de deterioro de la salud solo pensamos que es cuestión de edad y mientras somos jóvenes vemos tan lejano que esto ocurra que no hacemos nada para prevenirlo. Y cuando somos mayores o muy mayores, la solución puede ser más costosa o no existir, por ser ya demasiado tarde.

Y… ¿Por qué necesitamos un seguro de dependencia?

Porque no sabemos si con el tiempo nuestro estado de salud se puede ver alterado, de forma que necesitemos ayuda para hacer frente a un incremento importante de gastos al no poder realizar por nosotros mismos parte de las actividades básicas de la vida diaria.

Es algo que puede ocurrir porque además como cada vez vivimos más tiempo, no es nada improbable, que no todos nuestros años sean con una perfecta calidad de vida.

El problema se incrementa cuando según nuestras circunstancias familiares tengamos menos facilidad de obtener apoyo y ayuda de ellos en nuestras necesidades, y si la pensión que tenemos de jubilación no es suficiente, tendremos graves problemas al no poder hacer frente a esta situación.

¿Qué ventajas me reporta un seguro de dependencia cuando soy joven?

  • Tener previsto un pago dinerario, en forma de renta tanto para el caso de una dependencia severa como una gran dependencia servirá para mejorar los ingresos de la pensión de jubilación.
  • Si esta situación se produjera a una edad joven, de forma inesperada, ya tendremos previsto una serie de coberturas, y si no ocurre nada, como cabe desear, la gran ventaja es que este seguro nos costará mucho menos que si esperamos a que pase el tiempo.
  • Obtendremos ayuda en actividades básicas como principalmente: asearnos, vestirnos, cocinar, comer, hacer compras, etc. o simplemente tener compañía, tan importante cuando podemos tener incluso poca familia o que estén residiendo lejos de nuestro lugar de residencia.

 ¿Y qué puede ser especialmente lo más importante del seguro?

Sin duda el poder disponer de ayuda en actividades cotidianas que por alguna alteración de la salud nos sean imposibles de realizar por nosotros mismos. Con una dependencia que no sea más que leve ya podemos encontrarnos en esta situación y que el seguro que contratemos ya lo contemple, sin duda, es una importante ventaja, que no todos los seguros pueden aportar.

En Howden Iberia hemos incorporado esta prestación en nuestro seguro de dependencia para que no solo tengamos ayuda económica, tan necesaria cuando las ayudas oficiales de la administración son lentas y de reducida cuantía, sino que además podamos resolver sin dilación el apoyo a las necesidades básicas de la vida diaria que podamos precisar.

Se analiza caso a caso lo que puede ser más necesario, según cada persona, y se asesora a la familia y orienta en cómo obtenerlo y hasta un importante nº de horas de servicios anuales es gratuito.

Si nunca has pensado en esta protección, cuanto antes comiences es menos costoso. ¿Y sabes que deduce en la base imponible del IRPF? Pues sí, y si tus ingresos del trabajo son importantes te puedes estar ahorrando hasta el 40% de lo que pagues o más, haz números y verás cómo este seguro es más interesante y cuesta menos de lo que puedas imaginar.