El seguro de viaje es el que te cubre los imprevistos que te puedan surgir en el lugar de destino, tanto médicos, como con el transporte o el equipaje.

Dependiendo del seguro de viajes que contrates tendrás más coberturas o menos.

Sin embargo, antes de contratarlo debes revisar los seguros que ya tienes porque es posible que incluyan protecciones que puedan serte útiles cuando estés fuera sin necesidad de tener el de viajes:

  1. Seguro de Hogar

Situados en el marco de las vacaciones, cuando pensamos en el seguro de hogar, la primera cobertura que nos viene a la cabeza es la protección que tenemos si nos entran a robar a casa mientras estamos fuera. Sin embargo, también podemos tener incluidas:

  • Atraco en el viaje
  • Daños en el equipaje
  • Responsabilidad Civil
  • Protección Jurídica
  • Asistencia en viajes (repatriación de heridos, fallecidos o enfermos; gastos médicos en el extranjero, regreso anticipado por hospitalización o defunción)
  • Pérdida de alimentos del frigorífico (a causa de un corte de luz)
  1. Seguro de Auto

Vayas con tu coche o uno alquilado, es muy posible que tengas asistencia en viaje llamando a tu compañía.

  1. Seguro de Salud

Si tienes un seguro de salud privado existe la posibilidad que este incluya:

  • Asistencia Sanitaria y Reembolso de Gastos
  • Asistencia en viajes
  • Defensa Jurídica en el extranjero
  1. Seguro de Accidentes

El seguro de accidentes te servirá en las siguientes situaciones:

  • Gastos médicos, quirúrgicos y de hospitalización a consecuencia de un accidente.
  • Regreso por enfermedad grave o fallecimiento.
  • Defensa Jurídica
  • Búsqueda del robo/pérdida de equipaje.
  • Asistente de un intérprete si es necesario.

Ahora, estas coberturas pueden estar pero esto no significa que estén y/o que tengan ciertos límites, por lo que tenemos que revisar nuestras pólizas y ver si cuando viajamos necesitamos adquirir un seguro de asistencia en viajes.

Y es que cuando viajamos, nos exponemos voluntariamente a una serie de incertidumbres que conllevan ciertos riesgos, y ya saben, más vale prevenir que curar.