¿Seguro de accidentes, de vida o ambos?

¿Tienes un seguro de vida?

  • No, con lo que protege la Seguridad Social, ¿Para qué quiero más?
  • Sí, en mi empresa ya me pagan uno y es muy completo.
  • Sí, el Banco me hizo uno cuando pedí la hipoteca.

Estas podrían ser las respuestas más frecuentes. Y si formulásemos la pregunta sobre el seguro de accidentes, probablemente la respuesta más habitual sería “creo que el seguro del coche ya me lo incluye”.

Pero… ¿Sabemos las diferencias y la necesidad real de cada tipo de seguro? 

Generalmente los seguros los formalizamos por una obligación: el del coche porque si no lo tenemos y nos pillan la multa es muy elevada. El de la vivienda, por la hipoteca. El de vida porque el Banco en el préstamo nos lo exigió….  ¿Pero sabemos lo que nos cubre realmente?

La Seguridad Social cubre un % del 52% para la viudedad y el 20% de orfandad, pero no de nuestros ingresos, sino de lo que cotizamos, que en muchos casos es inferior, y por ello, la necesidad de protección a la familia es importante.

El seguro del Banco sirve para amortizar la deuda, pero no para nada más, y no siempre toda la deuda.

Y en la empresa ¿existe para el trabajador algún seguro?

Pues sí, pero generalmente es solo de accidentes y además restringido en la mayoría de los casos a un accidente laboral, con capitales no muy elevados y coberturas que no siempre son todas las que se podrían precisar. ¿Lo analizamos?

  • SOLO ACCIDENTE LABORAL. ¿Y no crees que en tu vida cotidiana también existen riesgos que podrían producir un daño personal? Muchas veces quedan sin protección.
  • CON 15, 20 O 30.000 € ¿Crees que estas sumas aseguradas realmente ayudarían durante mucho tiempo a tu familia, o a ti mismo por invalidez, para compensar el problema económico que podría surgir? Pues en el seguro de accidentes de la empresa los capitales no son muy superiores.
  • UNA INVALIDEZ PARCIAL por una merma física, pérdida de movilidad en un brazo o mano o pierna. ¿Sabes que esto podría no cubrirse con los seguros de accidentes de la empresa?
  • ASISTENCIA SANITARIA. Aunque la Sanidad Pública te atenderá siempre, en ocasiones puede ser útil, por centro especializado, por agilidad en el tratamiento o por simple calidad asistencial, acudir a la medicina privada. ¿Esto te lo incluye el seguro de accidentes de tu empresa? Casi seguro que no, el de convenio laboral estricto no lo suele incluir.

Si además eres autónomo, entonces ya solo depende de ti, y ni siquiera tendrás esta protección mínima de los trabajadores por cuenta ajena.

Y después de todo esto, ¿Qué dirías? ¿Seguro de accidentes o de vida? … Y ¿Por qué no los dos?

VIDA

Lo necesitamos todos para complementar la posible pérdida de ingresos que la Seguridad Social no alcanza a indemnizar sobre lo que está percibiendo el trabajador. Y será una necesidad mayor o menor diferente en cada persona, pero la necesidad es de todos.

ACCIDENTES

Importante para todos, porque las secuelas de un accidente a cualquiera de nosotros nos pueden afectar, pero es cierto que con mayor intensidad lo pueden precisar:

  • Personas que realizan viajes frecuentemente.
  • Personas que utilizan un vehículo como medio cotidiano de transporte.
  • Personas que realizan trabajos físicos de forma regular.+
  • Personas que su trabajo requiere de precisión con el uso de sus manos: médicos, cirujanos, músicos…
  • Quienes realizan actividades deportivas, aunque sea como amateur y de ocio, que siempre pueden conllevar un cierto nivel de riesgo, aunque sea pequeño, pero existe: por esfuerzos, movimientos, caídas, golpes o contactos físicos…

No solo se trata de cubrir el fallecimiento, sino también la invalidez y no solo la absoluta para todo trabajo, sino la que puede afectar a la profesión habitual o la parcial que, aunque no invalide dificulte, de forma permanente, y reste la capacidad de actuar como se venía desarrollando.

La combinación adecuada del seguro de vida con el seguro de accidentes nos puede aportar la tranquilidad de tener prevista una indemnización adecuada para todas las posibles situaciones que pueden llegar a producirse.

Y analizarlo con detenimiento es necesario, no te confíes en lo que crees que ya tienes…

  • La Seguridad Social no cubre todo lo que estás percibiendo de ingresos.
  • En la empresa no se incluyen todos los riesgos y las sumas aseguradas no suelen ser suficientes.
  • El seguro del coche solo te cubre por accidente en tu coche.
  • El seguro de la hipoteca solo amortiza la deuda, pero no cubre la pérdida de otros ingresos.

Todo, sin duda, es importante, pero complementarlo totalmente necesario.