El seguro, en general, cumple con indudables ventajas de protección frente a riesgos, de esto no hay duda. Pero sabiendo analizar las reglas y las oportunidades que las normas y la fiscalidad permiten aplicar, es posible obtener beneficios adicionales, que para muchos están olvidados. No solo se trata de conocer las reglas sino de saber cómo utilizarlas. Y esto es lo que ocurre con el seguro de vida colectivo pagado por la empresa.

¿Cuánto podemos pagar de seguro de vida, por ejemplo, para un capital de 100.000€? Tengamos en cuenta dónde y cómo se formaliza:

Si el seguro lo paga la empresa, el trabajador solo tendrá que hacer frente al coste fiscal de que le computen la prima del seguro como un mayor ingreso, y según cual sea el tipo marginal en relación con sus ingresos, vemos tres situaciones: del 30%, 35% o 40%.

Entonces, si ponemos de ejemplo a una persona de 45 años, a lo máximo que tendría que hacer frente sería a 95€.

95€ de coste para un seguro de vida de 100.000€ no es nada, ya que si se contratase individualmente podría llegar a casi los 300€ en una aseguradora ajena a la banca y casi 400€ en una entidad financiera. Por lo que el ahorro es espectacular, casi de 300€.

Si el trabajador ya tuviese el seguro por su cuenta, podría dejar de tenerlo y el beneficio directo sería de 300€ de ahorro. Y si no tuviese el seguro estaría accediendo a esta protección en unas condiciones muy ventajosas.

¿Qué beneficio obtiene la empresa?

Con el seguro de vida colectivo, se le estaría dando en neto al trabajador un seguro cuyo valor podría ser de 300€ (aunque al trabajador le supone 100€ por el coste fiscal). En cambio, si se le quisiera dar al trabajador esos 300€ en suelo neto, se le tendría que pagar un bruto muy superior para que descontando el 40% de IRPF se obtuviera ese resultado.

Es decir, le tendrías que aumentar el sueldo en 500€ para que descontado el 40% le quedase en 300€ de coste del seguro individual. Pero como además tendrías que pagar las cotizaciones a la Seguridad Social, implicaría un 30% adicional sobre los 500€, es decir, 150€ más. Con lo que el coste para la empresa sería de 750€.

¿Cuál es el beneficio para la empresa pues? Le está pagando un seguro de vida que le cuesta 300€ sobre los 750€ que le costaría subirle el sueldo.

Y el trabajador percibe una protección a un coste muy inferior a lo que se puede estar ya gastando, bien con el seguro de un préstamo en el banco o por cualquier otra situación.

Además, en la empresa, si el número de trabajadores supera los 25 o 50, los seguros colectivos suelen aplicar lo que se denomina un reajuste de prima por baja siniestralidad, que quiere decir que, si no hay fallecidos ni inválidos en un año, el seguro a la renovación puede costar un 30 o 40% menos de lo que costó en el año anterior.

Por otro lado, si el seguro colectivo de vida no proviene de una obligación de convenio, la empresa puede elegir a parte de su plantilla. Es decir, no tiene por qué ser para todos sus trabajadores.

¿Por qué no lo planteamos? ¡A qué esperamos!