¿Alguna vez te has leído tu póliza de hogar al detalle? Posiblemente nunca y, en consecuencia, desconocerás qué situaciones o elementos tienes cubiertos por la aseguradora. Esto puede provocarte que te hagas cargo de siniestros que en realidad debería asumir la compañía. Del mismo modo, también te puede pasar lo contrario. En según que circunstancias darás por hecho que tu seguro se hace cargo pero no tiene porqué ser así.
El alcance de las coberturas dependerá del seguro contratado, por eso es sumamente importante leer la póliza con detenimiento para incluir todo lo necesario.

A continuación, te contamos unas situaciones de las que se hace cargo tu seguro de hogar, y que normalmente, desconoces:

El robo fuera de casa

Por norma general, el seguro de hogar se asocia a aquello que tiene relación con nuestra casa y con lo que ocurre dentro de ella. Sin embargo, en algunos casos, dicho seguro extiende su cobertura a situaciones que se dan fuera de ella: si nos roban en la calle el seguro de hogar nos cubriría el robo. Importante: ¡Diferenciar entre robo y hurto! El robo conlleva violencia y es el que está cubierto fuera del hogar, el hurto, no.

El seguro de hogar cubre la Responsabilidad Civil, por lo tanto, cuando vas en bicicleta, si causas un daño a un tercero, el seguro de hogar se haría cargo de muchas de las situaciones que puedas crear.

Asistencia en Viaje

Es poco conocido que los seguros de hogar, en muchos casos, incluyen un seguro de asistencia en viaje. Así, si por ejemplo, tu hija ha sufrido un contratiempo estando de viaje y necesitas desplazarte al lugar en el que está, podrás reclamar a la aseguradora. O si estando de viaje, uno de los miembros de la familia fallece, la aseguradora se haría cargo de los costes de desplazamiento.

Deterioro de alimentos en el frigorífico

Alguna vez te habrás ido de vacaciones, habrá habido un fallo en el suministro eléctrico y, en consecuencia, se te han estropeado los alimentos que tenías refrigerados. Pues bien, el seguro de hogar contempla una indemnización por los alimentos siempre y cuando el fallo en el suministro eléctrico sea superior a un número de horas determinado.