fiscalidad-seguros-de-vida-536x400

Consulta: Soy un profesional que ejerce su actividad por cuenta propia. Tengo contratados varios seguros y me gustaría saber que tratamiento fiscal tienen las primas pagadas.

Constituye el  hecho imponible del IRPF la obtención de renta por el contribuyente siendo sus principales componentes:

  • Los rendimientos del trabajo
  • Los rendimientos del capital
  • Los rendimientos de las actividades económicas
  • Las ganancias y pérdidas patrimoniales

Las rentas o ingresos obtenidos por el profesional en el ejercicio libre de su profesión deberán ser imputados como rendimientos de actividades económicas.

Dichos rendimientos pueden ser minorados o reducidos antes de ser sometidos a la correspondiente escala de gravamen.

Uno de los elementos que reducirán la base imponible serán los gastos fiscalmente deducibles que, para ser considerados como tales, deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Que estén vinculados a la actividad económica desarrollada.
  • Que se encuentren convenientemente justificados
  • Que se hallen registrados en la contabilidad que con carácter obligatorio debe llevar el profesional que desarrolla la actividad económica.

Dicho esto, ¿qué primas de seguros pueden ser consideradas con el apelativo de gasto deducible?

  • Primas del seguro del local en donde se desarrolle la actividad profesional.
  • Primas del seguro de responsabilidad civil profesional.
  • Primas del seguro de enfermedad (ILT y asistencia sanitaria) satisfechas por el profesional en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de 25 años que convivan con él, con el límite máximo de 500 € por cada una de las personas señaladas (art. 30.2.5ª Ley IRPF).
  • Primas de seguros de accidentes del personal que por convenio o por ser obligatorio no pueda ser considerado como pura liberalidad.
  • Primas o aportaciones a mutualidades de previsión social constituirán gasto deducible y con un límite de 5.500 € cuando dichas entidades actúen como alternativa al RETA; en caso contrario, dichas primas contribuirán a reducir la base imponible bajo el concepto de aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social.

Enlazando con el último punto anterior, también reducirán la base imponible las aportaciones a sistemas de previsión social (PPI, PPA, mutuas de previsión social) con el límite conjunto de:

  • 10.000 € anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo o actividad económica, si el partícipe es menor de 50 años.
  • 12.500 € anuales o el 50% de los rendimientos netos del trabajo o actividad económica, si el partícipe es mayor de 50 años.

Las aportaciones realizadas a sistemas de previsión social del cónyuge que no obtenga ingresos o cuya cuantía neta sea inferior a 8.000 €/año serán deducibles con el límite de 2.000 € anuales.

Del mismo modo, también serán deducibles las aportaciones realizadas a favor de personas con discapacidad (art. 53 Ley IRPF), con el límite de 10.000 € anuales.

Finalmente, cabe destacar la posible deducción, dentro del apartado de inversión en vivienda habitual, de las primas de contratos de seguro de vida y de incendios siempre que estén incluidos en las condiciones de los préstamos hipotecarios, con el límite conjunto de 9.015 € (primas + cuota anual del préstamo).

La respuesta a las cuestiones planteadas por los lectores es consecuencia de los criterios sustentados por su autor que, en algún caso, pueden diferir de la Administración, por lo que ni el autor ni Howden Iberia se hacen responsables de las cuestiones que puedan derivarse de su aplicación en un caso concreto.